¿Quién era Kircher?


ATHANASIUS KIRCHER fue un sabio jesuita alemán que representó el espíritu científico del siglo XVII. Nació en Geisa (Alemania) en 1602. Profesor de filosofía, matemáticas y lenguas orientales, se interesó por los más diversos temas del saber de su tiempo.

Fue el inventor de la linterna mágica, cartografió la Luna, las manchas solares y las corrientes marinas, ofreció hipótesis para interpretar la estructura interna de nuestro planeta, investigó el Vesubio descolgándose por su cráter, trató de descifrar los jeroglíficos egipcios, realizó experimentos de física y fisiología animal, observó la sangre al microscopio e inventó un sinnúmero de artilugios mecánicos.

Junto con Plinio, constituye el paradigma de la curiosidad científica y del gusto por el conocimiento, en cualquiera de sus formas.

lunes, 12 de mayo de 2008

La primavera en Madrid


Creo que no podría vivir en Madrid largo tiempo. La agitación de las calles, las prisas de un tráfico asfixiante y la sensación de llegar tarde a todos sitios, podrían conmigo. Sin embargo, es una ciudad que me encanta visitar. Cuando voy, procuro que sea en primavera y siempre dejo un tiempo generoso para pasear por el Jardín Botánico y subir luego por la Cuesta de Moyano hasta el Retiro.

A finales del mes abril, la floración de los castaños de Indias (Aesculus) es todo un espectáculo. Algunos viejos ejemplares tienen más de 20 metros de altura. Con mi mujer y mis hijos, hemos jugado a encontrar las tres especies de Aesculus que viven en Madrid y que han aprendido a soportar estoicamente los humos y las prisas de sus habitantes. La clásica es la de flores blancas (Aesculus hippocastanum), que procede de los Balcanes. Pero si uno se fija bien se ven también ejemplares de flores rojas (Aesculus pavia), que son de procedencia norteamericana. Y lo más curioso es que hay muchos híbridos resultantes del cruce de ambas especies (Aesculus x carnea), que lucen flores de un suave color rosado carnoso.
A pesar de los agitados tiempos que vivimos, tranquiliza ver que la genética de Mendel sigue vigente incluso en pleno centro de Madrid. Y también parece esperanzador que árboles de la Europa del Este y de los Estados Unidos intercambien sus genes en avenidas y bulevares desde los tiempos del rey Carlos III, sin manifestar prejuicios raciales aparentes.

Parece que la Botánica todavía puede enseñarnos algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por animarte a escribir un comentario.