¿Quién era Kircher?


ATHANASIUS KIRCHER fue un sabio jesuita alemán que representó el espíritu científico del siglo XVII. Nació en Geisa (Alemania) en 1602. Profesor de filosofía, matemáticas y lenguas orientales, se interesó por los más diversos temas del saber de su tiempo.

Fue el inventor de la linterna mágica, cartografió la Luna, las manchas solares y las corrientes marinas, ofreció hipótesis para interpretar la estructura interna de nuestro planeta, investigó el Vesubio descolgándose por su cráter, trató de descifrar los jeroglíficos egipcios, realizó experimentos de física y fisiología animal, observó la sangre al microscopio e inventó un sinnúmero de artilugios mecánicos.

Junto con Plinio, constituye el paradigma de la curiosidad científica y del gusto por el conocimiento, en cualquiera de sus formas.

miércoles, 4 de abril de 2012

Los nuevos fariseos


Cuidado, son ellos: los nuevos fariseos. Igual que entonces, han trepado a la cúpula del poder religioso con sibilinas artes. Desde allí sus calvas apostólicas silencian, cercenan y condenan a los profetas de hoy. Igual que entonces se miran al ombligo de sus teologías onanistas y aniquilan cualquier intento de pensamiento libre que no les suene a voz hueca de papagayo escolástico.

Cuidado, son ellos. Guardan la llave de la fe bajo la almohada de sus propias pesadillas, pero ni entrarán ellos ni dejarán entrar a los demás.

Cuidado, son ellos. Los fundamentalistas con mitra, los talibanes de la cerrazón.

El blog de Kircher está con Andrés Torres Queiruga y con José Antonio Pagola, teólogos libres, cercanos al mensaje de esperanza de Jesús de Nazaret. Nuestro más firme apoyo.

4 comentarios:

  1. Te veo lapidando con saña, Juan, como convencido de estar en posesión de toda la verdad. Acuérdate de lo de "Quien esté libre de pecado..." No te pega ese tono.

    ResponderEliminar
  2. Inma, hubo una vez un tipo muy interesante, en torno al siglo I de nuestra era, que llamó a estos mismos señores "raza de víboras" y "sepulcros blanqueados". No llego yo a tanto aquí. ¿O quizá debería?

    No, no pienso lapidar a nadie, Inma, pero unos buenos tomatazos sí les daba, sí.

    ResponderEliminar
  3. Juan, tanto como lapidaciones no diría yo, pero algo más que tomatazos si, ¿no?, por ejemplo algo tan simple como ponerlos en su sitio que es, por cierto, de donde nunca debieron salir. Porque, es cierto eso que te dicen en el comentario de que "quien esté libre de pecado...", pero hay pecados y pecados, ¿no crees?, vamos que los hay veniales, mortales y mundiales. Como también los hay conscientes, inconscientes y consentidos que, a mi modo de ver son los más graves de todos. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por animarte a escribir un comentario.